Continuar
Paco de Lucía

Más conciertos

Boletos para Paco de Lucía

0 Próximos eventos

Lo sentimos, no se encontró ningún evento.

Acerca de Paco de Lucía

Cada nuevo concierto de Paco de Lucía es siempre un acontecimiento, nos produce sorpresa, actualmente y después de tantos años de giras nos produce estupor, nos deja exhaustos y pasmados. Todo ser humano, tiene sus límites y los genios también.

Durante años hemos creído que los límites de la genialidad de Paco de Lucía habían llegado a su tope máximo, no era verdad. En la actualidad su música es aún más profunda, más expresiva y más flamenca.

Paco de Lucía sobre el escenario representa la autoridad de un coloso de la creación flamenca. Además juega con el estremecimiento del tiempo breve de los seres humanos, se podría decir que hoy su música es un despojamiento. En una grabación de 1981 “Sólo quiero caminar” descubríamos temas que iniciaban una sigilosa alianza entre el sonido, el ritmo y el misterio, una especie de confesión donde la música tenía el enorme peso de la levitación, ese sigilo emocional, esa gramática emotiva que se ha convertido en ley.

La técnica de Paco sigue siendo vertiginosa pero ahora se ha conformado en pura intimidad su virtuosismo ha crecido hacia dentro, ya no pretende celebrarse a sí mismo, sino poner en pie las emociones radicales. El virtuosismo de Paco fue durante mucho tiempo altanero, en la actualidad se ha convertido en nuestro hermano. Su prodigiosa técnica ya no percibe nuestro deslumbramiento, ahora es más ambiciosa, nos lleva de la mano al centro de la música flamenca y al centro de nuestra propia vida entera. Es decir, todo ello lo ayuda a  ser más permanente. Ahora la arquitectura armónica ya no es solo opulenta, ha resuelto ser esencial. Las armonías, no se limitan a ser cómplices de las estructuras melódicas, se cauterizan a ellas y les dan densidad. Las escalas no se disuelven en la costumbre de la tonalidad, sino que se derrama donde la frase tiene sed. Ya no son una exhibición: son un servicio.

Sus ligados, que alguna vez fueron señorío de una mano izquierda, ahora son ansiedades de la música, ahora son los jadeos de una erótica del flamenco. En cuanto al ritmo, se convierte en ese elemento óseo que sostiene todo el cuerpo del peso enorme de la música, su música.